Asset+3-01.jpg

We ARE Like Other Girls

large_426fd0a3ef2796bbc1ded8b94a8688c0.png
 
 

La cosa es que estábamos muy tranquilas escuchando bops del pasado, cuando nos salió Stupid Girls, de Pink en el shuffle. Pasado el shock de nostalgia de no haber escuchado esa canción en 10 años, fuimos a ver el video para recordarlo y terminamos sintiéndonos bastante incómodas.


Cuando esta canción salió, funcionó como una crítica a todas esas chicas celebridades que eran demasiado superficiales para los estándares de Pink. Y ok, entendemos al menos parte de eso, pero en el 2019, es más fácil ser críticas de una canción como esta y su video explotativo, insensible (wow la escena de bulimia… NO está bien) y sobre-simplificado. Se trata de Pink cayendo justamente en el jueguito de “I’m not like other girls”, juzgando a otras mujeres por sus decisiones, sin siquiera tratar de entender -menos criticar- el contexto que las llevó a tomarlas.


Nos recuerda a este horrible dibujo que circulaba las redes hace unos meses, en el que una mujer se distingue de las demás por estar leyendo un libro en vez de maquillándose. ¿Por qué no podemos serlo todo? Podemos querer vernos bien y al mismo tiempo estudiar, aprender, opinar, discutir, etc. Estamos hartas de esta visión reduccionista sobre nuestra existencia…

tumblr_mnpcw4iwph1qguug1o1_500.jpg


Lo más peligroso de todo este fenómeno, es cuando algún hombre (especialmente alguien con quien estamos saliendo) nos dice que no somos como las demás. Antes escuchábamos esto y sentíamos algo parecido al orgullo… pero ahora ya estamos más grandes y entendemos que lo que hay detrás de este “cumplido” es machismo puro. ¿Cómo son las demás? ¿Inherentemente superficiales y vanidosas? ¿Por qué se nos siguen poniendo estas etiquetas a las mujeres? A lo largo de la historia, nuestros intereses como grupo demográfico se han devaluado al punto de no ser considerados “importantes” para los hombres; solamente hay que poner atención al escucharlos hablar sobre “cosas de mujeres” con desprecio y aburrimiento.


Pero los tiempos han cambiado, y está en nosotras mismas dejar de vernos como enemigas y más como las aliadas poderosas que somos. somos como las demás chicas: inteligentes, graciosas, estudiadas, hermosas, ingeniosas, etc. Somos individuos con características únicas, que nada ni nadie nos haga sentir menos dentro de un ciclo de comparaciones sin fin.


La próxima vez que estén en una cita, y les digan, con un brillito en el ojo, que no son como las otras chicas, ¡huyan! Les prometemos que pueden encontrar a alguien mejor, que aprecie todas las inmensas virtudes que como mujeres podemos ofrecer al mundo.