Asset+3-01.jpg

Tinder 101

giphy (10).gif
 
 
 

Acaba de pasar San Valentín y algunos de nosotros empezamos a sentirnos… restless. Tinder es un app controversial; lo amamos, lo odiamos, no lo entendemos muy bien, todo al mismo tiempo.  Peeero, bueno a veces uno se siente solo o aburrido (más que todo la segunda opción) y swipear funciona para calmar la ansiedad, o en el mejor de los casos salir de la zona de confort y conocer a alguien que -aceptémoslo- probablemente no se encuentra en nuestro radar común de personas.

Hemos tenido un par de experiencias positivas (o al menos educativas) con Tinder, así que si lo están pensando bajar y se quieren animar finalmente, estos son algunos puntos útiles:

  1. Armar un buen perfil es un delicado arte que pocos tienen dominado. Mostrar la carita es un MUST, sino la única impresión que dan es mega creepy. Manténgalo cute y corto en la bio, y en las fotos, se trata de ser lo más relajado posible, no de desgastarse tratando de ser demasiado witty, porque se nota. Literalmente just be you and show it.

  2. Ponerse un límite de swipes. Por experiencia propia sabemos que swiping (especialmente hacia la izquierda) se puede volver un poco adictivo: podemos descartar a gente en cuestión de segundos y a veces no ponemos atención a algunos detalles que nos podrían gustar. La idea es ponerse un límite de 30, para poder escoger mejor y analizar con calma.

  3. Una vez que matchearon con alguien y empiezan a hablar, traten de llevarlo a IRL lo más pronto posible. Chatear con desconocidos puede ser mega aburrido e incómodo, y la mejor manera de saber si realmente hay química es conocerlos en persona.

  4. Para el primer date, escojan un lugar público en el que se sientan cómodo y puedan ser sus amazing selves tranquilos.

 

¿Qué tal? ¿Sexsi o sexno?