Asset+3-01.jpg

Pretty Trash

Arte vía  Nuria Madrid

Arte vía Nuria Madrid

 
 

Estamos en el 2018, en pleno auge del siglo XXI, asumimos que todos nosotros reciclamos ¿no? Es demasiado evidente el daño que le hemos hecho al planeta como para no esforzarnos todos los días en revertirlo. Ahora, esta práctica está súper asociada a lugares como la cocina pero ¿el baño? ¿Ya revisaron todas las cosas que tienen ahí acumulando polvo y haciendo desorden? ¿Cuántas deberían de botar ya? ¿Saben qué hacer con esos desechos? El otro día mientras revisabamos nuestros top shelves nos pusimos a pensar en esto y en qué hacer con las cosas que no sea directamente tirarlas al basurero, y si esto es posible del todo.

 

Este es el proceso que llevamos y lo que concluímos:

 

  1. Hora de se-pa-rar. Esto lo tenemos que hacer siempre que reciclamos, pero está bueno recordarlo en este contexto que es distinto. Todos los contenedores de shampoo y acondicionador en general se pueden enjuagar y colocar con las cosas de plástico. Lo mismo sucede con los contenedores de sombras y de labiales casi vacíos: hay que limpiarlos bien y cuidar que no queden residuos.

  2. Questionable items?? Siempre hay algún envase que no sabemos cómo clasificar, por ejemplo los que tienen un pump que contienen tanto piezas de aluminio como de plástico. Lo mejor que podemos hacer con estos es reutilizarlos para otras cosas, y si ya esto no es una opción, si podemos botarlos, pero SOLO hasta que nos aseguremos de que no hay alguna otra alternativa.

  3. Cambiar los hábitos de consumo, pasito a pasito. Ok sabemos que esto no es fácil, especialmente viviendo en Costa Rica dónde no hay tantas marcas que tengan un compromiso serio con la sostenibilidad. ¡Pero existe Bioland! En las tiendas de Biolosophy pueden conseguir la mayoría de productos en envases refilleables para que no tengan que botar botellas de shampoo o cremas ever again. También, es importante fijarnos en la cantidad de cosas que compramos. Sabemos que es cute tener cosas bonitas pero ¿necesitamos tantas? Lo peor que podemos hacer, tanto a nuestra billetera como al planeta es comprar sombras y labiales que luego vamos a desechar enteros. No seamos tan impulsivas y compremos cosas de forma consciente, please, igual se van a ver extra cute, lo prometemos.

 

Si ya es el momento de limpiar sus top shelves, (que probablemente sí), es una gran oportunidad para revisitar nuestros hábitos y empezar a reducir un poco nuestra huella ambiental ♻️🌱