Asset+3-01.jpg

NYFW Highlights

Foto por Ruvan Wijesooriya para The Cut

Foto por Ruvan Wijesooriya para The Cut

 
 

Ok wow esta fue una semana LARGA. En verdad los FW se ponen cada vez más intensos y la oferta de todooo lo que hay para ver es abrumadora AF (¿ya llegamos al punto en que es demasiado y a veces nos parece completamente pointless? Tal vez sí.). Pero calma, que vamos a revisar los highlights todos juntos, de la manita ¿ok? Ok.


Don’t ignore the classics:
En general, la moda creada en NY siempre ha tenido un edge muy particular, transicionando desde el estilo tradicional “americano” -pensamos en el preppiness de Ralph Lauren y Tommy Hilfiger- hacia las propuestas más arriesgadas de firmas como Marc Jacobs, Rodarte y compañía. Este año, estos dos últimos tuvieron propuestas con un vibe similar: guiños a las décadas doradas de los ruffles, los 50’s y 80’s, alejándose decididamente de la deconstrucción de streetstyle que continúa manifestándose en el lado más artschool del espectro de la moda en NY. Las colecciones de ambas firmas fueron dramáticas, ultra femeninas y kitsch, (la de Rodarte se presentó en un cementerio), buscando un maximalismo lujoso que destaque entre tanto athleisure.

En un espacio medio, encontramos a Calvin Klein, con Raf explorando la psique americana a través de sus últimas fuentes inesperadas de inspiración: JAWS y The Graduate. Nos gustó esta colección con sus wet vibes -alusiva a la playa pero para nada tropical- con piezas cotidianas deconstruidas para vivir en ese límite entre película de suspenso, scuba lessons, y la vida real.

Artschool vibes are getting old… Bueno, masomenos. Marcas como Eckhaus Latta y Vaquera han logrado posicionarse junto a los nombres grandes gracias a su revisión de conceptos que parecían claves para el mundo de la moda: belleza (en el sentido más tradicional y depurado de la palabra), confección impecable y en general, el lujo (o la apariencia de este). Esta estética ha estado ya presente por un par de años en NY, y si bien nos gustan los avances que proponen, especialmente en cuando castings inclusivos, no podemos evitar pensar en el futuro y en cómo sus propuestas van a avanzar con el tiempo. Hemos llegado a un punto en el que todo se ve un poco igual, y cuando ya los ‘new kids on the block’ no lo son tanto, ¿qué pasa? Ya que están reflexionando sobre esto, lean. Por otro lado, nos atrevemos a decir que siguen siendo los intentos más frescos que tiene el mundo de la moda actual… La colección de Luar nos llamó muchísimo la atención, por ejemplo. Ya veremos qué pasa en los próximos años.

Ahora sí, hablemos de lo verdaderamente importante: El show de la nueva línea de Savage x Fenty. Con un poco de la esperanza perdida por ver algo que realmente nos emocionara, llegamos de pura casualidad a la transmisión en vivo de lo nuevo que nuestra madre, Rihanna, tiene para nosotras. Y wow chicas, no nos esperábamos esto: un lovechild entre los montajes de Vanessa Beecroft para Yeezy y un Victoria’s Secret show, combinado con todos los niveles de bad bitch que Rihanna tiene para ofrecer, nos voló la cabeza. Hace tiempo tenemos este sin sabor con estos fashion weeks que se sienten sin vida, ¿cómo que hace falta el drama, no? Bueno, dejémosle esa tarea a Rih, quien inesperadamente nos dió toda la vida que necesitábamos con un Jardín de las Delicias lleno de mujeres vibrantes de TODAS las formas y tamaños posibles. En serio, ¿el casting más inclusivo del año? O sea... Slick Woods desfiló embarazadísima (dió a luz unas horas después). ¿La ropa? Nada fuera de lo ordinario, y la verdad creemos que esa es la mejor parte: el styling impecable de Thom Van Dorpe subió el nivel de todo. Veanlo acá abajo:

Bueno, pequeño pero lleno de cosas para ver, este es nuestro primer review para que estén súper al día con la locura de septiembre. Vienen más… get ready.