Asset+3-01.jpg

Netflix & Eat

giphy.gif
 
 

Como esta semana estamos hablando de nuestras cosas favoritas, no podía faltar la comida. Y ¿saben qué es mejor que comer? Comer viendo Netflix. ¿Saben qué es mejor que comer viendo Netflix? Comer viendo cooking shows en Netflix. Bueno no cooking shows tipo Food Network (no shade a esos, tho) si no shows sobre comida. Sobre como es preparada, sobre su historia y la de quienes viven por y para ella. Chefs internacionales, panaderos caseros, comensales de todo tipo: ¡hay miles de vertientes que explorar!

Y por eso hoy venimos con nuestro top 3 de docuseries de Netflix sobre comida que no se pueden perder por nada del mundo:

 

1.Cooked.

Cooked tiene cuatro partes, cada una correspondiente a los cuatro elementos: fuego, agua, aire y tierra. De esta manera es que Michael Pollan, escritor y creador de la serie, entiende y expone sobre los procesos de la cocina. Cooked explora la historia de la humanidad desde la comida, partiendo de la tesis que dice que el momento en el que empezamos a cocinar fue clave para nuestra evolución. Así, cada capítulo se trata de un elemento: Fire engloba todo el proceso e historia  de quemar la carne para digerirla mejor, Water se enfoca en sopas y guisos, Air toca el tema de los panes y Earth el de los fermentados (que sorpresa, constituyen muchísimo de lo que consumimos).

 

2.Chef’s Table.

En Chef’s Table vemos el tema de la cocina desde la perspectiva de chefs emblemáticos alrededor del mundo, sus historias personales y lo que los ha llevado a cocinar como lo hacen. Cada capítulo es un mundo, se los recomendamos muchísimo (¡y hay nueva temporada!

 

3. Ugly Delicious.

De la mano del chef David Chang, con esta serie conocemos la historia detrás de todas nuestras comidas preferidas (sí, incluyendo la pizza y el pollo frito). Realmente es fascinante ver como detrás de algo como un taco, hay tanta historia y vertientes de análisis sociales pasando. Ugly Delicious nos recuerda que la comida no es solo eso, es tradición, es unión de culturas, y sobre todo es identidad.

 

¡Provecho!