Asset+3-01.jpg

Leave Behind

giphy.gif
 
 

Este año hemos tenido bastante tiempo para reflexionar y pensar en nuestras metas para el próximo ciclo, y aunque esas queremos mantenerlas personales, queríamos compartir con ustedes una lista de cosas que nos gustaría dejar atrás en el 2018, como parte de nuestro proceso de crecimiento. Tal vez se sientan identificadas y quieran enfocar energías en poner todas estas actitudes, acciones, o sentimientos negativos en el pasado.


-Perder el tiempo discutiendo con extraños en Internet. Todo bien defender nuestros ideales, pero alimentar a los trolles nunca es bueno para nadie… mejor mantener un diálogo constructivo que pueda tener un impacto en la vida real, y si no, pues nada, stay in ur lane.

-Darle atención a personajes públicos destructivos. Es muy fácil olvidar que en la era del internet, nosotros tenemos todo el poder. Si estamos hartos de tener que lidiar con las actitudes problemáticas de celebridades (a escala local y global, o sea piensen en Kanye West, por ejemplo), la clave está en ignorarlos. Y mientras tanto, buscar y ensalzar role models que si construyen y aportan cosas valiosas a nuestro día a día.


-Quejarnos más de lo que agradecemos. Básico. Sit down, be humble.


-Tener miedo de perseguir sueños o formas de vida que queramos por más que no sean “realistas”. Ahora más que nunca, tenemos la posibilidad de crear, trabajar, colaborar, etc. de formas que antes eran imposibles, así que no tengan miedo si quieren empezar a diseñar sus vidas por fuera de lo que se espera como “normal”. Eso sí, sepan que tienen que trabajar el doble de duro, pero va a valer la pena. Lo prometemos :)


-Relaciones tóxicas. Es un buen momento para revisar nuestras formas de relacionarnos con los demás; si se sienten en un desbalance de energías o poder con alguien cercano, siempre es importante tomar un paso atrás y evaluar la situación. Si de verdad no construye en nada, lo mejor, objetivamente, siempre es dejarlo ir. Es difícil, pero a la larga es un proceso que tenemos que estar trabajando siempre.


-Todo lo que sea “rápido”. Por un 2019 en el que todo lo que consumamos sea más lento, más local, más pensado. Investiguemos los orígenes de los productos que compremos, estudiemos bien qué le estamos metiendo a nuestros cuerpos, o poniéndonos encima… cada pequeño paso en esta dirección es lo que cuenta.



¿Qué piensan? ¿Agregarían algo más?