Asset+3-01.jpg

Hola Micro-Influencers!

giphy.gif
 
 

Ha quedado más que claro que en la era de redes sociales nada es tan simple como lo imaginábamos al principio. Para los que recuerdan cómo empezó todo (hola fellow millennials) nadie realmente pensaba en ser influencer o en generar negocio a partir de sus redes sociales. Básicamente, todo era muros de Hi-5, quizzes de Facebook y Farmville, con la notable excepción de Myspace (R.I.P), en donde artistas emergentes encontraban una nueva plataforma para exponer sus proyectos y ganar seguidores (aunque en este momento se llamaban ‘amigos’ y uno podía tener un top 10 de ellos en su perfil. Lol, kinda shady).

Fastforward al 2018 y ahora no solo tenemos que distinguir entre bloggers, influencers y ‘celebridades’, sino que también existen los micro-influencers. ¿Cómo se delimitan estos de los otros? Fácil, son dos factores: el número de seguidores y el nivel de enfoque en temas específicos. Let’s break it down.

A nivel de números, un micro-influencer es alguien que tiene entre 500 a 10 k seguidores en sus redes, eso sí, con un muy alto porcentaje de engagement. Es decir, interactúan mucho con sus followers, lo cual genera una relación de cercanía y de lealtad que va creciendo a ritmo constante.

En términos generales, un micro-influencer es experto en algún tema en específico, a diferencia de influencers más grandes que, como ya trabajan con varias marcas, tienen que tocar varios campos en sus posts. Por ejemplo: Nane ama el skincare, pero no utiliza su plataforma para hablar solo de ese tema, como lo hace por ejemplo @babyfacecr que abarca ese nicho de manera muy específica.

Lo que nos parece interesante de este tema, es reflexionar en cómo han evolucionado las plataformas de redes sociales en un período de tiempo bastante corto (aunque ya 10 años y pico pesan un poco). Ahora, estas se acomodan de manera orgánica dependiendo de las necesidades e intereses de cada usuario, y cada vez más personas encuentran una voz cuando antes les hubiera sido mucho más difícil obtenerla. También, empezar un negocio propio es mucho más fácil cuando se puede crear una relación orgánica con potenciales clientes, generando un clima de confianza y de lealtad hacia los productos que se ofrecen, sin necesidad de tener una audiencia demasiado grande para generar impacto.

 

¿Uds son baby influencers también? ¿Nos enseñan sus proyectos?  🙏🏼