Asset 3-01.jpg

CH-CH-CHANGES

il_fullxfull.644965787_2slf.jpg
 
 

Dicen que Kim Kardashian se tiñe el pelo de rubio cada vez que se entera de que va a tener otro hijo, y bueno, todos hacemos un poco lo mismo, ¿no? Los cambios en nuestra apariencia física pueden parecer superficiales, pero si se ponen a pensarlo, son signos exteriores de cosas con las que estamos sobrellevando por dentro. Pueden ser positivas, o negativas, puede ser en preparación para nuevos ciclos y oportunidades; lo que sabemos es que en general, nos gusta marcar un antes y un después. ¿Se acuerdan cuando Claire Underwood apareció brevemente con pelo café en House of Cards?  Un mínimo detalle, con muchísimo significado para su personaje. Y es que de eso se trata: la gente puede notarlo, expresar su aprobación (o no), validar nuestras decisiones (o no), y al final no importa, porque ya sabrá cada uno qué ruta quiere tomar, y un cambio de look puede ser el primer paso asertivo hacia nuevas alternativas de vida.

Para hacer esto un poco más personal, les cuento que yo también estoy sobrellevando procesos y que yo también me estoy cambiando mi color de pelo de manera radical. (Primero, un disclaimer: hola, me llamo Meche, y soy la coordinadora de contenido de The New New. Trabajo con Nane para traerles el mejor newsletter cada semana, y bueno para eso las cosas se tienen que poner un poco personales a veces, ¿no piensan?)

La decisión de teñirme el pelo de un color fantasía no fue fácil de tomar. Por un momento sentí que a mis 26 años estaba un poco vieja para eso, y que ya había pasado la etapa de estudiante carefree de la que se espera una full melena rosada. Sin embargo, cuando Nane llegó con la propuesta, me tomó por sorpresa y ante la negativa inicial, los años y mi full time job, se encendió esta lucecita de posibilidades que de repente opacó todo lo demás. Siempre he sido muy apegada a mi color de pelo (café oscuro) y he dicho varias veces que siento que uno nace con la “fórmula” perfecta de colores y facciones. Cambiar eso me parecía un riesgo innecesario porque o sea, lo que funciona, funciona ¿saben? Pero también me percaté que esa es una manera bastante cuadrada de ver las cosas, y tengo mil inseguridad de ser cuadrada porque siento que eso es lo más virgo que tengo, y vivo tratando de shake esa percepción.

Entonces enter pelito rosado: símbolo de letting go y abrirme a nuevas posibilidades.

Ahorita estoy en la mitad del proceso, que estoy llevando con Allé Allé Salon, y me siento increíble, ansiosa por cumplir la segunda fase (decolorar full cabello oscuro no es cosa fácil, y es mejor que te lo hagan por partes). ¡Que emoción! La próxima semana, en sus inbox prometo una reseña completa del trabajo increíble de las chicas de Allé Allé, con fotos para que vean todas las fases del proceso y un recap de cómo me he sentido con este cambio.

 

¡Feliz semana!